La auditoría de cuentas es un requisito legal que, en algunos casos, tienen que cumplir las entidades sin ánimo de lucro. Te conviene conocer cuándo y de qué forma.

Auditoría de cuentas: en qué casos se tiene que hacer

La obligatoriedad de una auditoría de cuentas anuales, cuando se trata de fundaciones, asociaciones y federaciones, variará en función de diversos criterios. Y, aunque los criterios son más laxos que en las sociedades mercantiles, si se supera alguno de los límites que indicamos, se tendrá que aplicar.

Básicamente, este mecanismo, contemplado en la Ley Orgánica 1/2022, del Derecho de Asociación y en la Ley 49/2002, de régimen fiscal de entidades sin ánimo de lucro y de incentivos fiscales al mecenazgo. Además, puedes encontrar algunos matices según las Comunidades Autónomas que pueden hacer variar los límites (caso de las fundaciones en Cataluña).

En cualquier caso, podemos señalar los siguientes criterios en asociaciones y fundaciones. Si se cumplen 2 de los 3 primeros requisitos durante más de un ejercicio consecutivo, se tendrá que hacer la auditoría:

1. Auditoría de cuentas: cifra de activos

La cifra de activos es el primer elemento importante. Si los activos que maneja son iguales o superiores a 2.400.000 euros, sea fundación o asociación, se tendrá que hacer una auditoría. Para ello, es muy importante tener actualizada la contabilidad y los inventarios de la entidad. Además, los activos tienen que valorarse a precio de mercado, lo que, en ocasiones, obliga a hacer consultas.

2. Número medio de trabajadores

El número de trabajadores, aunque no sean entidades mercantiles, también determina la obligatoriedad de hacer una auditoría. Al igual que para otras cuestiones, a partir de los 50 trabajadores también se pueden exigir las auditorías. En este caso, debemos señalar que hay picos de actividad donde este límite se podría superar durante el año, pero la idea es que, en cantidad y en tiempo trabajado, en la mayor parte del tiempo la cifra esté por debajo para que el promedio sea inferior.

3. Cifra de negocios

Como hemos comentado en otros artículos, las fundaciones o asociaciones pueden tener actividades económicas. Pero, evidentemente, pasada una determinada cifra, te tocará responder. En este caso, el límite para que no tengan que hacer una auditoría externa de sus cuentas está en los 2.400.000 euros. Y aquí el tipo de actividad económica que se haga es indiferente, porque se toma como un límite general.

4. Otras circunstancias

Existen otros elementos que pueden, también, obligar a hacer auditorías especializadas. Si se han recibido subvenciones por 600.000 o más euros de instituciones públicas o correspondientes a fondos de la Unión Europea, o si se ha contratado con estas por estas cantidades, se tendrá que auditar, con independencia de que se cumplan o no los demás requisitos.

En resumen…

Una auditoría de cuentas es un ejercicio de transparencia para socios y patronos, pero, en otras ocasiones, es una obligación legal. ¿Tienes una entidad sin ánimo de lucro y necesitas una gestoría de confianza que te pueda ayudar con tus cuentas? Geasoc es el lugar indicado porque estamos especializados en este servicio. ¡Consúltanos!

Publicado 20/12/2023