Nuestro ordenamiento jurídico admite diferentes medios de prueba a través de los que es posible acreditar un determinado hecho. Tratándose de una prueba de presencia, hay algunos mecanismos probatorios aceptados y otros no, como ocurre con el pago en efectivo de un tique.

La doctrina del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) ha sido tajante al respecto, esclareciendo las dudas que existían en torno al valor probatorio de los tiques y los comprobantes de pago, cuando el abono se ha hecho en efectivo.

El tique no vale como prueba de presencia

Cuando una entidad quiere desgravarse un gasto, tiene que presentar un documento que justifica que el mismo se ha llevado a cabo. Lo habitual en estos casos es utilizar una factura.

Porque una factura incluye datos sobre la fecha en que se efectuó el pago, sobre el proveedor del producto o servicio, y también del receptor del mismo. Por eso, este es uno de los medios de prueba preferentes en materia tributaria.

Con el tique no ocurre lo mismo. Un tique no es nominativo y si, además, se abona en efectivo, resulta imposible confirmar quién es la persona que estuvo en el establecimiento y realizó realmente el gasto.

Esto ha llevado al TEAC a rechazar el tique como documento justificativo de un gasto deducible de la actividad. Y tampoco lo admite como prueba de presencia de una persona en un determinado lugar en un momento concreto.

La Resolución 07199/2020

Esta resolución del TEAC es una de las más importantes que ha dictado en referencia a este tema. En ella se reafirma la inutilidad del tique pagado en efectivo como medio de prueba de presencia. Porque no queda constancia de quién ha sido el destinatario del servicio prestado. No se puede imputar a una persona concreta.

La situación cambia si el abono se hace con una tarjeta de crédito o débito. Porque en este caso sí se puede vincular el pago con una persona o entidad concreta, y determinar si se entiende que el gasto está afecto a la actividad realizada. Por ejemplo, si se ha llevado a cabo en un día de diario.

El pago de un tique con tarjeta sí permite justificar que se ha abonado una determinada cantidad que puede ser deducible. A la vez que sirve como prueba de presencia de una persona en un lugar determinado en un momento concreto, porque una tarjeta de crédito o débito es personal e intransferible.

Aunque esta resolución del TEAC se produjo en el marco de un proceso relacionado con el Impuesto sobre la Renta de No Residentes, lo cierto es que también resulta aplicable a otros tributos que afectan a entidades sin ánimo de lucro, como el Impuesto sobre Sociedades.

Queda claro, que el pago en efectivo de un tique no tiene validez como prueba de presencia a efectos fiscales. Por eso, en estos casos, lo más recomendable es hacer los pagos por vía electrónica, de forma que el pagador quede debidamente identificado.

Publicado 23/04/2024