Una de las preguntas más comunes es si una asociación que no está declarada de utilidad pública debe presentar el modelo 200 del Impuesto sobre Sociedades. En este artículo, explicamos detalladamente cuándo una asociación está obligada a presentar este modelo y las excepciones contempladas por la Ley.

¿Qué es el Modelo 200?

El modelo 200 es el formulario utilizado para la declaración del Impuesto sobre Sociedades. Este impuesto grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas residentes en territorio español. Para las asociaciones, la obligación de presentarlo puede depender de varios factores, incluidos sus ingresos y actividades.

Obligación General de Presentar el Modelo 200

De acuerdo con la Ley 27/2014, todas las asociaciones, independientemente de si están declaradas de utilidad pública o no, están obligadas a presentar el Impuesto sobre Sociedades mediante el modelo 200. Sin embargo, existen ciertas excepciones para algunas asociaciones, que pueden estar exentas de esta obligación siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • Que sus ingresos totales no superen 75.000 euros anuales.
  • Que los ingresos correspondientes a rentas no exentas no superen 2.000 euros anuales.
  • Que todas las rentas no exentas que obtengan estén sometidas a retención.

Las entidades están obligadas a declarar la totalidad de sus rentas, tanto exentas como no exentas, independientemente de su origen.

Plazos y Procedimientos

El plazo de presentación es de 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores al cierre del ejercicio fiscal. Por ejemplo, si el ejercicio coincide con el año natural, el plazo de presentación será hasta el 25 de julio del año siguiente.

Consecuencias del Incumplimiento

No presentar el Impuesto sobre Sociedades en plazo puede acarrear sanciones económicas. Además, el incumplimiento de las obligaciones fiscales puede afectar negativamente a la imagen de la asociación y a su capacidad para recibir donaciones y subvenciones.

Publicado 08/07/2024